Greenpeace encuentra sustancias peligrosas en ropa de 14 conocidas marcas internacionales (aún en ropa para niños de marca Disney)

La ropa tóxica de Disney.pdf

Noticia - 23 agosto, 2011
Beijing/Manila, 23 de agosto de 2011 – Greenpeace Internacional dio a conocer hoy los resultados de su última investigación sobre contaminación del agua y esta reveló la presencia de una peligrosa sustancia química, nonilfenol (1), en artículos de ropa de 14 marcas mundiales (2), incluyendo Puma, Nike, Adidas, Converse, Lacoste, Abercrombie & Fitch, H & M, Calvin Klein, Ralph Lauren y Li Ning..

Zoom

A diferencia de sus competidores Puma, Nike y Adidas se comprometieron a dejar de contaminar el mediomabiente

Los productos químicos detectados estaban presentes en ropa de estas marcas, que son compradas en 17 países y  fabricadas en 12 lugares diferentes alrededor del mundo, lo que demuestra que el uso y la liberación de productos químicos peligrosos es un problema generalizado, con graves consecuencias a largo plazo y de largo alcance para las personas y el medio ambiente.

"Nuestra investigación demuestra que hay marcas de ropa muy reconocidas que son responsables del vertido de productos químicos peligrosos en los cauces de los ríos de países fabricantes como China, pero también en los países donde se vende la ropa", declaró Li Yifang, miembro de la campaña de Aguas de Greenpeacede Asia Oriental.  "La gente tiene derecho a saber que hay sustancias químicas presentes en el tejido de su ropa y que tienen efectos nocivos cuando se liberan en el medio ambiente”.

Esta segunda parte del informe "Dirty Laundry" (3) presentado hoy en en Beijing y Manila,  muestra los resultados del análisis de prendas y zapatillas de tela que son vendidas por importantes marcas de ropa a nivel internacional. De los 78 artículos analizados, en 52 se detectó nonilfenol etoxilatos, una sustancia química que se descompone dando lugar al peligroso nonilfenol, que se comporta como alterador hormonal. Estos resultados proporcionan un claro ejemplo de la clase de productos químicos tóxicos que son liberados por la industria textil en los canales de agua de todo el mundo y revelan de un problema mucho más amplio.

El primer informe "Dirty Laundry", que fue publicado hace seis semanas y que dio comienzo la campaña Detox (desafío contra la contaminación) de Greenpeace, recopilaba los resultados de una investigación de un año de duración que vinculaba a un gran número de estas mismas marcas (4) con proveedores en China que vertían un "cóctel" de sustancias químicas  tóxicas a los deltas de los ríos chinos Yangtzé y Perla (5). La campaña, que incluyó numerosas actividades por todo el mundo, incluyendo un strip-tease mundial (6) y un cambio de logo (7) en los locales comerciales de las empresas, logró que marcas como Nike y Puma hicieran público su compromiso (8) de eliminar todas los vertidos de sustancias peligrosas de su cadena de suministro y de sus productos.

"Ahora que Nike y Puma se comprometieron con la limpieza de sus cadenas de suministro y están utilizando su poder como propietarios de marcas para tener influencia en los impactos ambientales de su producción, los otros líderes de la ropa ya no puede eludir la responsabilidad de asegurar que el medioambiente, sus clientes y las personas en todo el mundo no estén amenazados por la liberación de sustancias químicas peligrosas", manifestó Li.

"Algunas marcas no tomaron ninguna medida al respecto y parecen estar esperando a que sean los consumidores quienes laven sus "trapos sucios". Porque cada vez que la ropa contaminada se lava, estas sustancias se liberan a los canales de todo el mundo. Las marcas tienen que eliminar estas sustancias de sus productos, y no seguir eludiendo su responsabilidad de termnar con la amenaza de las sustancias químicas peligrosas para las personas y el medioambiente", concluyó Li (9)

Greenpeace está llevando adelante una campaña internacional para detener la contaminación industrial del agua con productos químicos peligrosos y persistentes que provocan trastornos hormonales. Por ello, la organización exige que las empresas y los gobiernos tomen medidas para crear un futuro sin tóxicos.

Notas:

(1) Greenpeace envió 78 artículos de ropa para su análisis a un laboratorio independiente en el que se examinó la presencia de nonilfenol etoxilatos (NPE), unos productos químicos sintéticos que se utilizan a menudo como surfactante en la industria textil. Al liberarse al medio ambiente, los NPE se descomponen formando nonilfenol (NP), una sustancia tóxica, persistente y que provoca trastornos hormonales. Incluso cuando existen instalaciones de tratamiento de aguas residuales, éstas no son capaces de  descomponer el NPE por completo. Sólo lo hacen parcialmente y, a menudo, aceleran su  transformación en el peligroso NP.

(2) Las 14 marcas en las que se detectó NPE sobre el límite de detección son: Abercombie & Fitch, Adidas, Calvin Klein, Converse, G-Star RAW, H&M, Kappa, Lacoste, Li Ning, Nike, Puma, Ralph Lauren, Uniqlo y Youngor.

(1) Para leer el informe “Dirty Laundry  2”, en español hacé click aquí.

(4) Las marcas vinculadas con proveedores en China que vierten sustancias tóxicas son: Abercrombie & Fitch, Adidas, Bauer Hockey, Calvin Klein, Converse, Cortefiel, H&M, Lacoste, Li Ning, Meters/bonwe, Nike, Phillips-Van Heusen Corporation (PVH Corp), Puma y Youngor.

(5) Más información en el informe “Dirty Laundry”

(6) Para leer la nota sobre el strip-tease mundial de la campaña, hacé click aquí


(7) Para leer la nota sobre el cambio de logo a los locales de Adidas, hacé click aquí

(8) Para leer el compromiso de Puma, hacé click aquí.

Para leer el compromiso de Nike, hacé click aquí

(9) Las marcas necesitan establecer sistemas adecuados de gestión de productos químicos que obliguen a sus proveedores a informar y divulgar públicamente en sus descargas de sustancias químicas peligrosas.

Fuente: www.lagranepoca.com/greepeace-descubre-toxicos-en-ropas-de-adidas-y-otras-marcas


"Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud. Después de hablar con ellos, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios." (Marcos 16:17-19 NVI)