“Papá corre, que la Madonna está llorando lágrimas rojas”. Con la inocencia de sus cinco años la pequeña Jessica llamó a su padre. El caso de la Virgen de Chivitavecchia cambió la vida de Fabio Gregori y su familia. Atónito, Fabio comprobó que la pequeña imagen, de apenas 40 centímetros, que el sacerdote español Pablo Martín, párroco de la iglesia de esa ciudad italiana, les había traído después de una peregrinación a Medyugorie, tenía un líquido rojo que le resbalaba del ojo izquierdo. Llegó incluso a tocarlo con el dedo, momento en el que según dijo sintió un intenso calor. La noticia corrió como un reguero de pólvora por la ciudad, situada a sesenta kilómetros de Roma, y después por todo el mundo. Durante los tres días siguientes el domicilio de los Gregori se convirtió en un lugar de peregrinación, llegando a repetirse el milagro en diez ocasiones más. Las lágrimas, que al principio sólo manaban del ojo izquierdo, acabaron aflorando de los dos ojos. La situación derivó en tumultos de curiosos y creyentes agolpándose a la puerta, por lo que intervino el obispo de la ciudad, Girolamo Grillo, que mostrándose muy escépticos se llevó la imagen para que fuese estudiada por expertos. La idea del fraude estaba en la mente de todos, pero el 15 de marzo la imagen volvió a llorar mientras se encontraba en las propias manos del obispo y antes varios testigos. “Vi como se formaba la lágrima. Al principio muy pequeña, pero fue creciendo y resbaló a lo largo de la mejilla”, dijo Antonio Arena, cuñado del obispo. El veredicto de los análisis no dejó lugar a dudas: se trataba de sangre humana auténtica, pero pertenecía a un hombre, y además en ella había un elemento desconocido (...la Virgen llora con la Sangre de Cristo, N. del R.). Incluso la fiscalía de la ciudad abrió un expediente y embargó la imagen durante doce días, pero las pesquisas de la policía no ofrecían ningún indicio de fraude, la Virgen fue devuelta a los fieles.
   En los meses siguientes se registraron más de una docena de nuevos casos de lagrimaciones de imágenes italianas. En algunos casos se comprobó que hubo fraude, pero en otros, como los sucedidos en Terni, Camaiore o Bergamo, la sangre era auténtica.
   El dolor cura: Muchos años antes, en Siracusa, Italia, una imagen de yeso del Inmaculado Corazón de María comenzó a llorar lágrimas cristalinas. El suceso se prolongó durante cuatros días y atrajo la atención de numerosos fieles. El líquido fue estudiado por los médicos que concluyeron que tanto que su aspecto como su composición eran los mismos que los de las lágrimas humanas.
Pero lo más significativo de este caso es que l fenómeno fue acompañado de la milagrosa sanación de Antonieta Janusso, la joven en cuyo dormitorio se encontraba la imagen, que estaba afectada de una extraña enfermedad que le provocaba convulsiones y periodos de ceguera, sordera y entumecimiento. La imagen dejó de llorar cuando la muchacha ya estaba curada completamente.
   La sanaciones también se produjeron en Burundi, África, en la localidad de Giheta, donde una imagen de la Madre de Jesús lloró lágrimas de sangre del 18 al 19 de enero del 1985 (ver imagen arriba a la derecha), dando a los presentes, entre los cuales se encontraba el padre Vittorio Blasi, el mensaje de que debían pedir perdón por los pecados y reconciliarse con Dios y sus hermanos. Días después un novicio ciego de un convento cercano tuvo una experiencia mística en la que se le apareció la misma Virgen, momento en que volvió a ver.
   Pero, ¿por qué llora la Virgen?: La respuesta la podemos encontrar en el mensaje que Lucía de Fátima -ahora sor Lucía-, entregó en el 1958 a padre Agostino Fuentes a fin de que fuera comunicado a todos:
   «Padre. La Virgen está muy desconforme porque no se ha hecho caso a su mensaje del 1917. Ni los buenos ni los malos le han hacho caso.»
   «Los buenos van por su camino sin preocuparse y no siguen las normas celestes; los malos, en el largo camino de la perdición, no tienen en cuenta alguna los castigos amenazados.»
   «Crea, padre, el Señor Dios muy pronto castigará el mundo. El castigo será material e imagínese, padre, cuantas almas caerán si no se ora y no se hace penitencia. Esta es la causa de la tristeza de la Virgen.»
   «Dígalo a todos, que la Virgen muchas veces me ha dicho: “Muchas naciones desaparecerán de la faz de la Tierra. Naciones sin Dios serán el flagelo elegido por Dios mismo para castigar la humanidad, si nosotros por medio de la plegaria y de los Santísimos Sacramentos no obtendremos la gracia de la conversión de ellos”... Estamos apena a tiempo por retener el castigo del Cielo. Tenemos a nuestra disposición dos medios eficacísimos: La plegaria y el sacrificio... Ya es tiempo que cada cual por su iniciativa cumpla con obras santas y reforme su vida según los llamados de la Virgen...»
   «La Virgen ha dicho expresamente: “Nos acercamos a los últimos días” y me lo ha repetido tres veces... La tercera vez me dijo que “agotados los otros medios despreciados por los hombres”, nos ofrece con temblor la última ancla de salvación: la Virgen Santísima en persona, su numerosas apariciones, sus lágrimas, mensajes de videntes desparramados in todas las partes del mundo...»
    «Y la Virgen ha dicho aún que, si no la escuchamos y continuamos el ofensa (a Dios), no seremos más perdonados. Es urgente que nos damos cuentas de la terrible realidad.»             º

                                                             

medyugorie.jpg
burundi.jpg
¿ Por qué llora María ?