Conoce tu Iglesia / Aprende sobre tu Fe

¿Por qué los sacerdotes no deben casarse? ¿Habla la Biblia del celibato?

Un Sacerdote casado tendría su corazón dividido y no podría vivir su magisterio completamente entregado al Señor.

Hemos querido resumir un poco, con palabras sencillas pero con mucho fundamento, lo que significa el Ministerio del Sacerdocio, debido a que aún existe mucha confusión en el tema y otros aún no aceptan la idea de que los Sacerdotes deben permanecer puros y castos.

La seriedad del Sacerdocio

El Ministerio Sacerdotal muestra la seriedad de la llamada de Cristo al arrepentimiento y a la salvación. Si se permitiera que los Sacerdotes se casaran, este ministerio se vería bastante simple. La familia del sacerdote, con la cual conviviría, sin duda alguna afectará a su ministerio. ¿Cómo? Lo trataré de explicar a continuación con unos pequeños ejemplos cotidianos:

Imagínate cómo sería tu actitud cuando no estés completamente seguro del por qué un sacerdote te esté pidiendo ayuda económica, terminarías por preguntarte si esa ayuda sería para vivir en la comodidad de su hogar o para invertirlo en los proyectos parroquiales que incentivan la evangelización.

Imagínate qué pasaría con aquellos sacerdotes heroicos que contestan todas las llamadas de las personas enfermas en el medio de la noche, ¿Sería posible eso si estuviesen envueltos por el abrazo de una mujer?, ¿o cuidando a su hijo que cayó enfermo de algo?, ¿o sacando cuentas con la esposa para rendir el dinero de su próximo mercado?

Imagínate ahora al Sacerdote saliendo de su casa y la mujer pidiéndole que traiga Pan de regreso y no llegue tarde porque tiene que ayudar al niño con la tarea, ¿podrían entonces el Sacerdote quedarse más tiempo después de dar la Misa para atender y escuchar a todas las personas que lo buscan por alguna necesidad o problema?

Imagínate ahora lo que significaría transferir a un sacerdote de parroquia en parroquia con toda su familia. Puesto que un sacerdote no tiene tierras, no tiene propiedades. Él es un caminante, un predicador itinerante, esto no podría ser posible en su totalidad debido a que tiene que atender su matrimonio y la familia.

Además, como Sacerdote o como esposo, él necesita la disposición para moverse de un lugar a otro en caso de que la diócesis lo requiera. ¿Qué hará con su familia? ¿Los niños van a tener que ir de escuela en escuela cada vez que esto pase y la esposa de trabajo en trabajo?
Ellos, muchas veces, permanecen bastante tiempo en la parroquia, imagínate cómo afectaría esto a su matrimonio. ¿Crees que les dedicaría la suficiente atención a su esposa e hijos?

Argumentando ahora con base bíblica, tenemos lo siguiente

Están llamados a "Abandonar Padre, Madre, Patria, esposa, hijos, por el bien de Cristo, por el Reino de Dios" (Léase Mateo 19,29)

"En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes* del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!” (Mateo 19,12)   [*Mejor dicho eunucos – N. del R.]

Los Sacerdotes sienten su llamado a esta vocación sabiendo y conociendo a profundidad que no se les permitirá el matrimonio, lo hacen de manera consentida y por amor a Cristo. Ahora, lo que estaría muy mal, es que al principio de su vocación y estudios se les dijera que cuando fuesen ordenados sacerdotes podrían optar por casarse y luego se les diga que no pueden hacerlo.

Los Sacerdotes están llamados a ser como Cristo, Alter Christus (otro Cristo), y para actuar "in persona Christi capitis", (personificando al mismo Cristo).

Desde una perspectiva teológica:

Los sacerdotes no están siendo “negados” de hacer algo, por el contrario, más bien están siendo orientados. No es que su celibato sea una privación, es que es una aceptación total al matrimonio con Cristo. Ellos hacen que el reino futuro se haga presente ante nuestros ojos, porque ellos simbolizan el mundo que esperamos vivir cuando venga el Reino del Señor.

Sabemos que a través de los Sacerdotes el Señor alimenta y gobierna a su Iglesia. No es simplemente un llamado a rechazar el matrimonio, sino un llamado para abrazar realmente la Fe en toda su totalidad. San Pablo expresa con mucha claridad esta entrega TOTAL en la carta a los Corintios:

“Yo quiero que ustedes vivan sin inquietudes. El que no tiene mujer se preocupa de las cosas del Señor, buscando cómo agradar al Señor. En cambio, el que tiene mujer se preocupa de las cosas de este mundo, buscando cómo agradar a su mujer, y así su corazón está dividido.” (1ª Corintios 7,32-34)

¿Podemos ahora entender que un Sacerdote casado tendría su corazón dividido y no podría vivir su magisterio completamente entregado al Señor?

Sacerdote para siempre, ejemplo vivo del amor

El sacerdocio siempre será un tema de escándalo para el mundo; pero también, siempre será un testimonio de amor verdadero y heroico cuando este es entregado de una forma fiel y santa al Señor.

Muchas personas ven el sacerdocio desde un punto de vista mundano, y que este sólo parece ser un "escape" de la responsabilidad del matrimonio o rechazo del amor mismo. Pero, ¿cómo puede alguien vivir el sacerdocio si no es una persona llena de amor y sacrificio? No hay alguien más enamorado y que viva tan intensamente el amor como lo haría un Sacerdote fiel.

¿Quién es la figura que hace que el vínculo del matrimonio sea más "romántico" y más vivo durante la celebración matrimonial, cuya vida dice mucho acerca de la indisolubilidad de los sacramentos? Si, ese mismo: el Sacerdote

Él, es otro Cristo en la tierra, y por mandato de Jesús y por amor a Él, hace que todos los sacramentos vuelvan a florecer una y otra vez en cada persona. Es un regalo de amor otorgado por la gracia de Dios.

El sacerdocio no es para los perezosos ni para los egoístas, es para los valientes y generosos, para las personas de fe, de esperanza y de amor intenso que viven con una pasión extrema la entrega y el servicio a todos en este mundo... por Amor a Cristo.

-
Autor: PildorasdeFe.net | Con aportes de Catholic Says
Fuentes Bibliográficas: Sagradas escritura

En la vida de San Pío hubo una mujer que, a la distancia, lo seguía y animaba  (una maestra a la cual había salvado la vida impidiéndole ir a ejercer en un lugar en que -durante la guerra- le habría matado una bomba).

También en la vida de Don Bosco hubo una mujer que, en la cercanía, lo seguía y animaba; su mamá (…como Jesús :)

“El Sueño de Don Bosco sobre la Iglesia y los Dos Pilares que la Sostienen”: Leer => http://www.lafecatolica.com/el-sueno-de-don-bosco-sobre-la-iglesia-y-los-dos-pilares-que-la-sostienen/1540/  -Las dos columnas que sostienen la Iglesia son la Santísima Eucaristía y la Virgen Inmaculada-

"Estos son los que no se han contaminado con mujeres, pues son castos. Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va. Estos han sido rescatados de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero." (Apocalipsis 14:4 - La Biblia de Las Américas)

“La Iglesia Católica pasará por la prueba de la rebeldía sacerdotal.”

“El sacerdote joven católico querrá librarse de la cautividad, sin ver ni saber que ella es parte de la cruz a soportar. Querrá casarse, sin ver ni saber que en ello hallará, si lo hace, el castigo sin perdón. ¡Con lo que juró debe morir!”

“Mujeres hablarán de teorías nuevas católicas y predicarán el casamiento sacerdotal.” 

“Llega la mujer dominadora, desalojará al hombre, le dominará y hará de él su alfombra. La mujer perderá atracción de sexo: usurpará al hombre su quehacer; atrapará la política; llevará su mando al alto estrado; será dominante factor del mundo, pero el mundo en el día de los días la aplastará. Será el final de la gran prueba.”  

“La Iglesia será en prueba grande. La iglesia equivocará sus pasos y sus mismos dirigentes la falsearán. La Argentina despedazada, partida en dos ideas, levantará un fantoche de nueva doctrina. La Iglesia orará en silencio. Su oración vencerá. Nuevo corazón. La Iglesia será renovada totalmente después de la discordia.

“…Todo ser amará sin concupiscencia (deseo exasperado de los bienes o del placer en forma desordenada). El hombre habrá olvidado esto y la mujer conocerá su deber. Almas nuevas poblarán la Tierra...” (profetizó Benjamín Solari Parravicini -en Argentina- en los años 1936/72 )